Blog

hemingway-wide

Veinte años atrás una clase magistral me presentó un mundo nuevo y lo amé. Aún lo amo.

Charles Dickens, Emily Dickinson, Mark Twain, Edgar Allan Poe y mucho más, hacían fila para ser el tema de la clase.  Así que con tan poco tiempo, el estudio fue bastante superficial.  Escuché su historia, sobre su vida disparatada, subes y bajas, matrimonios, éxitos, tragedia, legado.  Supe que había ganado un Pulitzer – no tenía idea de qué significaba realmente. Tampoco investigué -.  Leí extractos de su trabajo en su idioma original.  No recuerdo mucho honestamente.

Hace tan solo unos días, decidí leer: “París es una Fiesta”. Lo escogí al azar.  Al principio defraudó mi expectativa de conocer su obra, su genialidad y magia.  A punto estuve de dejar de lado la lectura; pero entonces comprendí que no estaba leyendo una de sus obras, sino su biografía.  Tardé más de lo previsto en finalizarlo; la lectura me empujó a leer sobre su vida.  Investigar a los personajes, reales, con historias fascinantes cada uno de ellos.

Esa es la razón por la que amo las biografías, son enriquecedoras. Pero las auto biografías, ésas tienen un valor mayor.  Se requiere magia en la pluma, imaginación e ingenio para crear personajes heroicos, galantes, atrevidos.  Escribir sobre si mismo, requiere valentía, magia verdadera. Relatar los inicios, la pobreza, los errores, el primer escalón hacia la fama.  Presentar al ser humano, al verdadero, vulnerable, imperfecto. Esa es una verdadera proeza.

París es una Fiesta me permitió conocer a Ernest Hemingway, el ser humano, su esencia.  Tengo pendiente ser cautivada como muchos otros, por la magia en su pluma. Tengo pendiente sumergirme en una de sus tantas creaciones.

Sobre el autor

jesieu

2 Responses to "¿Esencia o Creación?"

  1. Stephanie Posted on 21 enero, 2015 at 9:00 AM

    Eso pasa con muchos libros, quizás las palabras no sean algo de otro mundo. Pero cuando te enteras cómo se escribió, te llama la atención y le terminas dando un valor personal infinito.

  2. Omar Posted on 21 enero, 2015 at 10:12 AM

    La experta pluma hace de lo bueno y lo malo, excepcionales comportamientos y nefasto dramatismo. Desconfío de las autobiografías, aunque me gustan porque acaso son la foto que el escritor toma de sí mismo, arruinada con photoshop.

    Saludos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.