Blog

Reseña: El Baile de Irène Némirovsky

Categories: Leí para Lectores Chapines

Lei para lectores: El baile de Irène Némirovsky

El reconocimiento de la sociedad

Por Wellington Nelson.

En algún lugar leí que, el nuevo rico se reconoce fácilmente por su tendencia a gastar el dinero en ostentosos objetos personales y en el vestuario. Al parecer esto se cumple en Alfred y Rosine Kampf, los padres de Antoinette, quienes ahora tienen una lujosa casa, bellamente adornada. Antes vivían en barrio pobre, pero nadie debe saberlo. La señora, por su parte, disfruta de exhibir sus costosas joyas casi todo el tiempo. El esposo es un tanto más sobrio, solo se esmera en mantener buenas relaciones con la gente poderosa. Actúan así, pues después de todo no son más que eso: nuevos ricos. Sin embargo, dada su reciente incorporación a ese mundo, todavía no son tomados como parte de la élite económica de su ciudad. Rosine, descarga su frustración contra su única hija cada vez que tiene oportunidad. La presiona para que adquiera buenos modales y refinamiento para brindar la mejor imagen ante la sociedad.

Resulta tan grande el deseo de la señora Kampf por adquirir el reconocimiento en la sociedad que la pareja decide elaborar un suntuoso baile. Las invitaciones son muchas, su lista asciende a doscientas personas. La decisión fue de la pareja en conjunto, pero la euforia la vive la señora de la casa. Sin embargo, ella no toma en cuenta que su hija, al atravesar por la adolescencia y leer esas hermosas historias de amor en los libros, anhela estar en un baile como ese.
Dada su hermosa caligrafía, la madre decide que Antoinette elabore las tarjetas de invitación. Que emocionante resulta al principio participar de cierta forma en la organización de la tertulia en su casa. Pero su entusiasmo se borra de repente cuando le informan sus padres, de forma poco amable, que ella no podrá estar en tan magno evento.

Ellos no entienden que su hija está en la adolescencia, que se ha imaginado a sí misma bailando con un apuesto joven, que ella quiere vivir la música moviendo su cuerpo con delicados pasos de los brazos de un hombre que la haga sentir como volando. Nadie se da cuenta que ella, la niña, también quiere vivir. No lo notan, en cambio, solo recibe reproches por su forma de hablar, de sentarse, de comer, quieren que ella sea una refinada jovencita casi de la noche a la mañana. Negar sus raíces, eso hay que hacer. Su padre tuvo algunos empleos de bajo rango y ellos tres vivieron en un pequeño apartamento, pero nadie tenía que enterarse de eso. Su madre le dio instrucciones para inventar un falso pasado, además tenía a una dama inglesa para darle la mejor educación y refinamiento a su dulce niña.

Una niña, sí, eso era ella para todos, solo una niña que debía estar durmiendo mientras todos estuvieran disfrutando de la fiesta. No podía soportarlo, algo tenía que hacer. Su indignación la lleva a cometer un acto que da un giro a la historia. Si tan solo alguien hubiera pensado en sus sentimientos, su pasión por ser conocida por todos como una hermosa joven ataviada con un flamante vestido y siendo conducida por el amplio salón deslizándose con perfectos pasos de baile, todo hubiera sido distinto.

____
Este episodio de Leí para Lectores llega cortesía de Wellington Nelson, estudiante de derecho y letras.

Para participar envía la reseña de un libro que hayas leído, incluyendo el título y autor del libro, la reseña y el título de la misma, a libros@lectoreschapines.com

Sobre el autor

Wellington Nelson
Estudiante de derecho y letras.

2 Responses to "Reseña: El Baile de Irène Némirovsky"

  1. aroldorellana Posted on 14 marzo, 2013 at 1:36 PM

    Gracias Wellington, buen aporte

  2. Edith Suyai Posted on 20 mayo, 2013 at 1:38 PM

    Excelente narrativa , muestra la historia de una familia mediocre que se ve con dinero y la esposa, mujer vulgar y caprichosa decide dar una fiesta para entrar en sociedad. Comete el error de humillar a su hija adolescente, en cada oportunidad que tiene. Ella en un impuso imprudente ,no planificado echa las cartas al agua y no cuenta a su madre lo que ha pasado. Ella ignora y espera el día dela fiesta,la cual nadie acude excepto la profesora de música de su hija, que sabia del hecho.
    La hija disfruta su venganza y muestra la maldad en un abrazo y sonrisa a su madre, que nunca supo lo que pasó.

Deja un comentario